LOS SECRETOS DE LA CARTA DE DIEGO RIBERO. III

LOS SECRETOS DE LA CARTA DE DIEGO RIBERO. III

El instrumento náutico más importante para los navegantes durante la primera circunnavegación era la aguja de marear. La que marcaba el rumbo de la nave. Los pilotos sabían compensar, cebar o enderezar las agujas mediante el azimut del Sol al orto y al ocaso para que marcaran exactamente la línea Norte-Sur. Con los mismos métodos también sabían calcular la variación de la declinación magnética de un meridiano a otro, debido a la desviación entre el polo norte geográfico y el polo norte magnético. Que en el siglo XVI se encontraba entre la isla Victoria y la de Meville, al oeste de Groenlandia.

Por ese motivo la carta náutica universal de Diego Ribero se dibuja sobre una red de líneas de rumbos principales trazadas desde distintas rosas de los vientos, ubicadas en latitudes de 15º, 30º, 43º, 55º, 65º Norte y Sur por todo el arco de longitudes.

Los navegantes se familiarizaron con el hecho de que navegando de Canarias a las Indias disminuía la desviación o declinación magnética al enfilarse ambos polos y viceversa. Este es el fundamento de un método para el cálculo de la longitud que describió para los circunnavegantes el astrónomo de Magallanes, Rui Falero, eligiendo como origen de longitudes el meridiano de Tenerife.

En su Regimiento de Longitudes Falero también describe el procedimiento para enderezar las agujas en ese primer meridano antes de partir y así contar las desviaciones magnéticas desde él. Cosa que debió ocurrir durante la primera escala de la expedición en el puerto principal de la isla: Santa Cruz de Tenerife.

al lugar de donde partes te sabrás que la aguja todo lo que te nordestee o noruesteado que aquello estás apartado de las islas afortunadas que es de Tenerife y hacia levante y hacia el poniente y esta es otra utilidad como ya todo esto con los pilotos tengo platicado…

Rui Falero

Deja un comentario